Youkoso Jitsuryoku – Volumen 1 – Capítulo 1 – Parte 1

Abril.

La ceremonia de entrada.

Yo iba a la escuela en el autobús, que se sacudía cada vez que pasaba sobre una zona llena de baches de la carretera.

Mientras observaba el cambio de paisaje de un área a otra, los pasajeros del autobús aumentaron gradualmente.

La mayoría de los pasajeros llevaban uniformes escolares.

El solitario trabajador a sueldo frustrado que subió al autobús recordó el momento en que accidentalmente manoseo a alguien la última vez que se subió a un autobús lleno de gente.

Una anciana de pie frente a mí se encontraba precariamente en sus pies inestables, mirando como si pudiera caer en cualquier momento.

Cometí un error al tomar el autobús.

A pesar de que fui capaz de asegurar un buen asiento, el viento frío soplaba hacia mí y todo el autobús estaba abarrotado.

Esa pobre anciana tendrá que esperar hasta que el autobús llegue a su destino.

El cielo sin nubes y el clima despejado es refrescante … Creo que podría quedarme dormido.

Mi tranquilidad y mi paz se interrumpieron repentinamente.

“¿No crees que deberías ceder tu asiento?”

Por un momento, abrí los ojos que se estaban a punto de cerrar.

Eh, por casualidad, ¿me estabas regañando?

Eso fue lo que pensé al principio, pero aparentemente la persona que estaba delante de mí estaba siendo advertida.

Un joven, bien vestido, de pelo rubio estaba sentado en el asiento preferencial. Quiero decir un estudiante de secundaria. La anciana estaba de pie junto a él. Una señora oficinista estaba al lado de la anciana.

“Tú, ¿no ves que la anciana tiene problemas?”

La oficinista parecía querer que él entregara el asiento preferencial a la anciana.

En el tranquilo autobús, su voz se hizo más fuerte y atrajo la atención de las otras personas en el autobús.

“Esa es una pregunta muy loca, señora.”

El chico podría haber estado enojado, sido ignorante, o quizás brutalmente honesto, pero él solo sonrió y volvió a cruzar sus piernas.

“¿Por qué debo dar este asiento a una anciana? No hay absolutamente ninguna razón para que lo ceda.”

“¿No es natural entregar el asiento preferencial a los ancianos?”

“No entiendo. Los asientos preferenciales son sólo asientos preferenciales, y no hay ninguna obligación legal para que me mueva. Si me muevo o no, debería ser decidido por mí, que actualmente está sentado en este asiento. ¿Vas a ceder tu asiento porque soy un hombre joven? Hahaha, esa es una manera estúpida de pensar. ”

Es una manera de hablar que uno no esperaría de un estudiante de secundaria. Su cabello era rubio, y hay algunos rasgos inesperados para un estudiante de secundaria.

“Soy un joven sano. Ciertamente, no siento que el estar parado me pueda molestar. Sin embargo, es obvio que el estar parado consumirá más fuerza física que el estar sentado. No quiero hacer una cosa tan inútil. O tal vez, ¿me estás diciendo que sea más vivo y enérgico?

“¿Qué clase de actitud es ésa hacia sus superiores?”

“¿Superior? Es obvio que tanto tú como la anciana han vivido más tiempo que yo. No hay duda al respecto. Sin embargo, ese “por encima” se refiere a la altura. Además, tengo un problema con usted. Incluso si hay una diferencia de edad, ¿no es una actitud terriblemente grosera e impertinente? ”

T/N: Superior en japonés es literalmente “persona por encima “, él está diciendo que el “por encima” en la palabra superior se refiere a la altura, y no socialmente “por encima”.

“¿Qué …! ¡¿Eres un estudiante de secundaria?! ¡Honestamente, escucha lo que dicen los adultos! ”

“Está bien, está bien …”

La señora oficinista estaba alterada, pero la anciana no quería empeorar la situación. Trató de calmarla con gestos de las manos, pero la señora oficinista continuó insultando al estudiante de secundaria y parecía que estaba a punto de volverse furiosa.

“Al parecer, la mujer mayor parece tener mejores oídos que tú. Oh, querida, supongo que la sociedad japonesa no es completamente inútil todavía. Disfruta el resto de tu vida a tu gusto. ”

Después de mostrar una sonrisa inútilmente refrescante, puso unos auriculares en sus oídos y comenzó a escuchar música. La señora oficinista que habló estaba apretando los dientes en molestia.

Su actitud vanidosa la molestaba mientras trataba de discutir con él.

Personalmente, no me involucré porque estaba de acuerdo, al menos en parte, con el chico.

Una vez resuelto el problema moral, desaparece la obligación de ceder un asiento.

“Lo siento……”

La señora oficinista trató de contener sus lágrimas mientras se disculpaba con la anciana.

Un pequeño incidente ocurrió en el autobús. Me sentí aliviado de no estar involucrado en la situación. No me importa cosas como dar mi asiento a los ancianos u obstinadamente negarme a moverme de mi asiento.

El alboroto terminó con el chico que ganó con su gran ego. Al menos, todo el mundo pensaba que había terminado.

“Um … también creo que la señora tiene razón”.

Una mano de ayuda inesperada fue extendida. La dueña de la voz parecía estar junto a la señora oficinista y valientemente habló su opinión al chico. Llevaba el mismo uniforme escolar que el mío.

“Esta vez es una chica bonita, al parecer tengo suerte con las mujeres hoy.”

“Abuela, parece que ha estado caluroso por un rato justo ahora. ¿No vas a ceder a tu asiento? Puede que no sea de tu incumbencia, pero creo que contribuirá a la sociedad.”

image00204

Con un “chasquido”, el muchacho chasqueó los dedos.

“¿Contribución social? Ya veo, es una manera interesante de decirlo. Dar asientos a los ancianos puede ser una forma de contribuir a la sociedad. Desafortunadamente, no estoy interesado en contribuir a la sociedad. Sólo pienso en mi propia satisfacción. Ah, y también. En este autobús lleno de gente, me estás preguntando a mí, quien está sentado en el asiento preferencial, a ceder mi asiento, ¿pero no le puedes preguntar a las otras personas que se quedan en silencio y dejarme en paz? Si alguien realmente se preocupa por los ancianos, yo creo que ‘el asiento preferencial aquí, el asiento preferencial allí’ sería una preocupación trivial “.

Las intenciones de la chica no llegaron al chico, y la actitud descarada del chico no cambió. Tanto la señora oficinista como la anciana no podían decir nada y se quedaron allí con una sonrisa amarga.

Pero la chica que hizo frente al chico no se desmoronó.

“Todos. Por favor, escúcheme por lo menos un poco. ¿Puede alguien dar su asiento para la anciana? Por favor, cualquiera.”

¿Cómo hay tanta compasión, coraje y determinación en esas pocas palabras? Es raro ver esas intenciones genuinas.

Con su comentario, la chica pudo haber parecido una molestia. Pero ella apeló seriamente a los pasajeros sin temor.

Yo no estaba en un asiento preferencial, pero estaba sentado cerca de la anciana.

Al levantar la mano y decir “aquí tiene”, esta situación se resolvería.

Los ancianos también se calmarían.

Como todos los demás en el autobús, sin embargo, no me moví. Nadie sintió que era necesario moverse. La actitud y el comportamiento del chico se habían apoderado de algunos de los pasajeros y se convencieron de que el chico tenía razón.

Por supuesto, los ancianos son sin duda alguna contribuyentes y partidarios importantes de Japón.

Pero nosotros, los jóvenes, somos los recursos humanos importantes que apoyarán a Japón de ahora en adelante.

Además, debido a que la población en general está envejeciendo gradualmente, nuestra importancia también está aumentando.

Por lo tanto, si se comparan los jóvenes y los ancianos, es obvio que uno es más importante ahora. Bueno, este es también un argumento perfecto, ¿no?

De alguna manera, comencé a preguntarme qué harían las otras personas. Mirando alrededor, la gente fingía no haber notado o tenían una mirada indecisa.

Pero … la chica que estaba sentada a mi lado era completamente diferente.

Entre la confusión, ella tenía una mirada completamente inexpresiva.

Cuando la miré involuntariamente por su extrañeza, nuestros ojos se encontraron por un momento. Podría decir que compartimos los mismos pensamientos. Ninguno de los dos pensó en ceder nuestros asientos para la anciana.

“¡Ah, aquí tienes!”

Poco después de la apelación de la chica, una mujer se puso de pie. Cedió el asiento, incapaz de soportar la culpa.

“¡Gracias!”

Cuando la chica bajó la cabeza con una gran sonrisa, avanzo a través de la multitud y guio a la anciana al asiento.

Ella le dio las gracias a la chica una y otra vez, luego se sentó en su asiento.

Mientras miraba a la anciana y a la chica, crucé los brazos y cerré los ojos.

El autobús pronto llegó al destino, y se detuvo en la escuela.

Cuando bajé del autobús, había una puerta hecha de piedra natural que me esperaba.

Todos los chicos y chicas de uniforme bajaron del autobús y pasaron por la puerta.

Escuela Secundaria Koudo Ikusei.

Una escuela creada por el gobierno japonés que tiene como objetivo nutrir a los jóvenes para apoyar el futuro.

Es un lugar al que asistiré a partir de hoy.

Detente, respira profundamente.

¡OK vamos!

“Espera un segundo.”

Mientras trataba de dar mi primer paso de coraje, me detuve al instante cuando alguien trató de hablar conmigo.

La chica con la que me senté junto en el autobús me detuvo.

“Me estabas mirabas hace un rato. ¿Por qué? “, Dijo con una mirada firme.

“Lo siento. Solo estaba un poco interesado. Cualquiera que sea la razón, no tenías ninguna idea de ceder tu asiento a la anciana, ¿verdad?”

“Sí, sí, no quería ceder mi asiento. ¿Qué está mal con eso?”

“No, es sólo que pensaba lo mismo. Tampoco tenía ninguna intención de ceder mi asiento. Me gusta evitar problemas; No me gusta preocuparme por esas cosas.”

“¿Evitar problemas? No me compares a ti. No cedi mi asiento porque no sentía ningún sentido en ceder el asiento a una anciana.”

“¿No es eso peor que evitar problemas?”

“No lo sé. Sólo estoy actuando sobre mis propias creencias. Es diferente de las personas que evitan cosas problemáticas como tú. No quiero pasar tiempo con gente como tú.”

“… Me siento igual.”

Sólo quería dar mi opinión, pero no estaba realmente en el estado de ánimo para hablar llevándole la contraria.

Ambos suspiramos deliberadamente y empezamos a caminar en la misma dirección.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: